Es común pensar en lesiones o violencia cada vez que vemos el torrente sanguíneo.